martes, 10 de agosto de 2010

Receta de Crispín para ser buen Cuentacuentos



Receta del Cuentacuentos

Para ser buen Cuentacuentos
Yo te daré la receta.
La primera es que utilices
Tu cabeza de libreta.

Para hallar los ingredientes
Has de tener gran valor,
Beber vino, pasar hambre,
No temer al desamor.

Cuando los gatos te ladren
Y conozcas el fracaso,
Átate al talle el mandil
Porque has dado el primer paso.

Al sujeto, Al predicado
Al sintagma y la oración,
Les cortas la petulancia
Y los pones en cocción.

Luego añades el gracejo,
Y el ingenio en proporción,
Una puntita de labia
Y buena pronunciación.

Una hoja de poemas
Añade. Si son sonetos,
Dos estrofas, cuatro ripios,
Con un chorro de respeto.

Un buen extracto de libros
Macerados en barrica,
Cuatro cantares de antes
Y cuatro de tu botica.

Una arroba de paciencia,
Que eso le sobra al talento,
Unos granos de locura
Y remueve a fuego lento.

Charlarás con las vecinas
Y con los viejos del barrio;
Verás como huele a cuento
Tu casa y el vecindario

Cuando el guiso esté en su punto
Sírvelo en calma y tranquilo
Con mucha improvisación,
Y con argumental hilo.

Mucha hambre pasarás
Mientras guisas este plato.
Comerás fiambre más dura
Que la suela de un zapato.

Los ingredientes los tienes
De ti mismo en una sala.
No los busques en la China
Ni en libros de Antonio Gala.

Para ser buen Cuentacuentos
Ya te he dado la receta
Pasar hambre, pasar frío
Y la mente por libreta.