sábado, 22 de octubre de 2011

Entrevista en Montañas del Teleno


ENTREVISTA


Crispín d´Olot


Revista: Montañas del Teleno


Aparición: Octubre/noviembre 2011



Datos personales: nombre, lugar de nacimiento…


Mi nombre, como es público y notorio, es Crispín d’Olot. Respecto a mi filiación, repito los versos de José Martí: de todas partes vengo y a todas partes voy. Entre los montes soy monte en los llanos llano soy. Nací al mundo en La Bañeza y a la juglaría en Olot.



¿Qué quería ser de pequeño?


Argonauta.



¿Es el único juglar de esta provincia?


Recuperador de la imagen y del prototipo de juglar original, sí. Único juglar, no. Se podría decir que así como existe el mimo y el payaso, reconocibles por una estética compartida y una forma de trabajo teatral compartido, he recuperado al juglar y al trovador primitivo con su forma característica de vestir, de hablar, de interpretar, de divertir. En ese aspecto, sí soy el único.



¿Desde cuándo es juglar?


Esto lo cuenta mejor que nadie mi biógrafo oficial “fray Campiño de Vigo”: En lo tocante al origen y conversión a la juglaría de Crispín d’Olot, la información es escasa. Lo menguado de mi averiguación se cifra en unos pocos párrafos. Se cuenta que hallábase el agora juglar cierto día sobre eminente cumbre empinada solazando su finitud y las mil herencias desdichadas de la carne con la grandiosa majestuosidad y hermosura del zafiro azul celeste y que vido venir allá por la lontananza suntuoso carruaje de oro cano y plata rubia tirado por siete rocines blancos y siete rocines negros y que en el pescante brujuleaba la más fermosa dama de cuantas en el mundo han sido (este punto es oscuro porque hay quien afirma se trata de la Virgen María y hay quien afirma se trata de Venus Afrodita) y llegose la nao do él estaba, tascó la dama el freno, detúvose la recua de corceles, descendió la esplendente hembra y le introdujo su blanca mano por la rendija de la frente. De allí sustrájole el alma y de ella cercenó esa parte capital que llamamos la memoria y tornó al carruaje y alejose tal y como vino agitando en el aire cual pañuelo blanco al viento esa fracción de él mismo o memoria y así dejolo huerfano de recuerdos sin remembranza de ayeres ajeno de antaños y pretéritos días.



¿Dónde se estudia para ser juglar?


Revolviendo dentro de uno mismo.



¿Quién le hace los trajes de juglar?


Las monjitas del convento.



Las historias que cuenta, son propias o las adapta? ¿De quién?


Son propias, las que yo hago (valga la perogrullada). La que adapto, que son la mayoría, son historias populares españolas o poemas de autores ya consagrados por las academias. Un amigo me conto hace algún tiempo una historia que el había oído en La Valdería, La gorra de piel de piojo. Años después descubrí que este cuento, en una versión diferente, aparece en Las mil y una noches.


Las historias son propias y son de todos, pertenencia efímera del que escucha y el que cuenta mientras se escucha y se cuenta.



¿Qué es más importante el humor, la sorpresa del público o el ingenio?


Todo ello. El humor, porque aúna en el espectáculo todas las edades, niños, jóvenes, maduros y ancianos. La sorpresa, porque las personas siempre están ávidas de novedades. El ingenio, porque provoca admiración.



¿Es tan difícil hacer reír al público como siempre dicen los humoristas?


Sí, es difícil. Si fuera fácil no habría tantos profesionales del humor. Más difícil es hacerlo llorar y que encima te aplauda.



¿Cuánto dura el espectáculo?


Entre el lapso que puede ir de un minuto y medio y dos horas, puedo realizar un espectáculo



¿Es tan dura la vida del juglar como en la Edad Media?


Si nos atenemos a criterios socio-económicos, científicos, etc., no es tan dura aunque el oficio de artista ha sido, es y será siempre harto difícil.



¿Para qué sirve un juglar en estos tiempos?


Es la eterna contienda entre David y Goliath. El juglar, un mero hombre, se enfrenta al aparato técnico, propagandístico, subvencionado y mediático del teatro “oficial”. Actúa entre la gente a pie de calle o en escenario sin más armas que su humor, su novedad y su ingenio y vence… El juglar resulta molesto para todos aquellos que quieren ordeñar la cultura, que desean convertir lo que es capaz de mejorar la educación de las personas en su negocio particular. Es fuerte planta que crece en el rico sustrato del pueblo y es el pueblo el que lo sostiene.



¿Dónde ha actuado?


En cuatro continentes. Sólo me falta África.



¿Para qué públicos?


Todos los públicos, a cada cual según sus necesidades.



Algunas anécdotas:


Después de una actuación, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Noche de Madrid me aconsejó que lo dejara.


Mi primer jornal de juglar fue un bocadillo.


Un grupo de aborígenes australianos me pidieron que les explicara que es un juglar.



Por si queda algo por decir, ahora es el momento:







Ahora vive en un pueblo pequeño, en Matanzas, ¿por qué se ha mudado a un lugar de tan poca población?


Un movimiento inverso al que estamos acostumbrados, ¿verdad? He viajado mucho. Me gusta la paz del campo y la placidez de los cielos de La Sequeda. Pienso que es un error emigrar a las ciudades y abandonar los pueblos. Simplemente hago lo que creo que es correcto.



¿Qué más echa de menos?


La libertad de los caminos.



¿Qué le ha sorprendido de la vida en un pequeño pueblo, para bien?


Saber que uno se puede aclimatar sin problemas a sencillez de una vida frugal y retirada. Que los lujos de las ciudades son frívolos y pasajeros.




¿Tienen futuro estas poblaciones tan pequeñas?


¿Ves mujeres en ellas?









domingo, 16 de octubre de 2011

Soneto de Raymundo Zambrano de Ecuador






Dolot, quedaron lindos los sonetos.


Que hermoso! Como viaja la poesía.


A Karla, Rumí, Azuza Y compañía


Y a Urbina, La cantante, mis respetos.



Tus versos de juglar están repletos


De imágenes, colores, alegría.


Y aflora la total sabiduría


Con los abrazos plenos y completos.



La magia es más que un simple abracadabra;


los cuentos son guayaba, maíz, sandia.


Y quedan retumbando en la memoria



La fiesta de la luz "abrapalabra"


La fiesta de contar, tantas historias,


La fiesta, la canción, la juglaría...



Raymundo.