sábado, 20 de noviembre de 2010

Cena homenaje a Chopín en el 200 aniversario de su nacimiento


http://www.nortecastilla.es/v/20101120/valladolid/siente-mesa-chopin-20101120.html

Siente en su mesa sa Chopín

20.11.10

N. CABALLERO

Jesús Ramiro y las bodegas Liberalia y Vizar demostraron que existe el arte culinario

Unas jornadas en el restaurante Zarabanda armonizan la gastronomía y la música

La música puede ser sublime, pero también la gastronomía, sobre todo si va armonizada con los acordes en directo. El restaurante Zarabanda by Ramiro's y las bodegas Vizar y Liberalia lo demostraron ayer, en la presentación de las primeras Jornadas de Música y Gastronomía, dedicada a Chopin, con motivo del 200 aniversario del nacimiento del músico polaco. Las jornadas terminan el 28 de noviembre. El equipo del restaurante que regenta Jesús Ramiro en el Centro Cultural Miguel Delibes metió las manos en la masa para elaborar el menú que desearía probar Fryderyk Franciszek Chopin si hubiera estado sentado en la mesa del Zarabanda con los bodegueros Juan Antonio Fernández, de Liberalia (Denominación de Origen Toro), y Felipe Zarzuela y Alberto Escribano, de Bodegas Vizar, ubicada en la localidad vallisoletana de Villabáñez. Sus obras de arte, es decir, sus vinos lograron la armonía con los platos de Ramiro. Como preludió y cierre, el pianista polaco Krysztof Stypulkowski interpretó a Chopin.

Pero volvamos al menú que respondió al asesoramiento del historiador gastronómico y presidente de la Real Academia de Gastronomía de Valladolid y de Castilla y León, Julio Valles. Cocas de patata de Valldemossa, la bella ciudad mallorquina en la que el músico polaco de refugió con su amada, la escritora francesa George Sand. Un plato que se acompañó con Ariane 2008, el espumoso de Liberalia. Valles recordó que Chopin comía muy poco, posiblemente por su salud, pero «le gustaban las cocas cuando viajaba a Valldemossa, y hemos introducido la patata porque es el gran producto polaco». A continuación, llegaron las sopas de pan al estilo de Polonia (sopa surek), acompasadas por el aromático verdejo Enebral 2009 de Liberalia. Después, se pasó al Bacalao al vino de Burdeaux, armonizado con Preludium (Shyraz 2007). El magret de pato en salsa París se degustó con Sonata Selección Especial, también de Vizar. Dos vinos, estos últimos, elaborados por Vizar para homenajear a Chopin. El broche de oro lo puso una mousse de castañas con chocolate, para catar el Liberalia Dulce, elaborado con las escasas uvas moscatel de grano menudo de Juan Antonio Fernández, un hombre enamorado de las artes, entre ellas la música. En este punto, el Premio Nacional de Gastronomía a la Mejor Publicación en los años 2007 y 2008 desveló que el abuelo de Chopin era viticultor. Música, vinos, gastronomía. Un alineamiento de las artes.