lunes, 11 de julio de 2011

Versos de hestío con hache


Estos son los versos míos


a falta otros cualquiera.


Los lanzo y que salga el sol


por las sierras de Antequera.


Coser versos, remendarlos,


se parece a tricotar;


hay que hacer muchas bufandas


antes de poder cantar.


La inspiración, "femme fatal",


ya no viene a mi desván.


Me consuelo con las tretas


de Baltasar Gracián.


Yo también fui retorcido


verseando, ¡pobre de mí!,


retorcido, triste y negro,


fui poeta calcetín.


Desearía sudar tinta,


patear el diccionario,


enmendar la plana al orbe


y parezco un funcionario.


Os decepcioné, lo siento.


También yo fui como aquel


que le cantaba al incesto


y al trágico fin de Abel.


Ved las urnas de mis ojos


son sucisos secos tinteros.


En adelante las musas


me traten de pordiosero.


Hoy no es mi verso canibal.


¡Qué más da si es baladí,


risible, tonto, asonante,


pues concluye bien aquí!