miércoles, 16 de marzo de 2016

GIRA POR CAROLINA DEL NORTE DURANTE EL FESTIVAL DE EL QUIJOTE 2016



La experiencia vivida en Estado Unidos ha sido indescriptible, fantástica. Desde la amabilidad y buen trato de estadounidenses y latinos, pasando por ambiente cultural, hasta la excelente acogida de las presentaciones, todo ha sido positivo y no puedo recordar nada malo.
Toda la gira estuvo organizada y diseñada por Rafael A. Osuba, puertorriqueño, director del festival, quien cuidó al extremo cada presentación y se ocupó personalmente de los desplazamientos, gestiones y todos los numerosos pormenores que acarrea una aventura de estas características a través del estado de Carolina del Norte. Fue un placer tenerlo a mi lado todo ese tiempo y quiero darle las gracias públicamente.
El domingo día 31 empezó el tour. Nos desplazamos desde Raleigh, nuestro centro de operaciones, hasta la hermosa ciudad de Durham, famosa por su equipo de baseball “Durham Bulls” (en 1988 se rodó una excelente película protagonizada por kevin Kostner, Susan Sarandon y Tim Robins llamada “Los búfalos de Durham” en dicha ciudad) y por la célebre universidad de Duke, presente en el Top Ten de las universidades americanas.
Ese día actué para la comunidad hispana de una iglesia “pentecostal”. Después de la acción de gracias y de la ofrenda, el pastor me invitó a actuar para sus fieles delante del púlpito. Olvidaba decir que todas las actuaciones sin excepción fueron en castellano.
El lunes día 29 el doctor Jonathan Wade, perito en Cervantes, me presentó en el auditorio de la universidad de Meredith, en Raleigh. Ésta es una de las pocas universidades exclusivamente para mujeres que hay en el país. Ese día la noticia de la gira fue difundida mundialmente por la Agencia EFE y publicada en 13 países.
Esa misma tarde nos desplazamos hasta otra bellísima localidad: Wilmington, donde le libraron algunos de los episodios más célebres de la Guerra de Secesión. Ya por la noche, cenamos hamburguesas con nuestro anfitrión el doctor Michael Gordon, otro cervantista, profesor de español en la Universidad de Carolina del Norte. Nos acompañaron dos profesoras universitarias españolas. 
El martes día 1 hice dos presentaciones por la mañana para los alumnos del Dr. Gordon y por la noche una gala en el auditorio de la universidad ante un público de 300 personas que lo abarrotaba.
El jueves la gira se hizo más intensa. Visitamos las ciudades de Chapel Hill, Pittbsoro y Carrboro. En Chapel Hill actué en una excelente High School que estaba poniendo en marcha un nuevo programa educativo basado en la evaluación continua y en un aprendizaje interactivo sin libros de texto y manuales. En Pittsboro los alumnos eran de quinto grado de primaria y quedaron fascinados con la magia de los juglares y trovadores, con el hechizo de los cuentos y la música. En estos dos colegios las actuaciones contaron con el apoyo de traductores para una mejor comprensión por parte del alumnado. En Carrboro la representación fue por la tarde-noche y abierta a todo el mundo. Se trataba de un colegio bilingüe  “español-inglés”. La actuación estuvo concurridísima y el canal 40 en español me hizo una sensacional entrevista que se emitió en los informativos de la noche.
El viernes volvimos a Durham, a la afamada universidad de Duke. Allí actué para los alumnos de español con un programa de romances tradicionales algunos de los cuales estaban estudiando en ese momento: el romance de Amenábar, el del prisionero, del Cid, etc.
Finalmente el sábado tuvo lugar la gala de honor en el Centro de Artes de la ciudad de Cary, un sensacional teatro (antigua escuela local) dotado de los mejores medios técnicos y humanos. Compartí cartel con la Joven Orquesta Sinfónica del Triángulo que interpretó magistralmente la Obertura de don Quijote de Telemann. En esta ocasión yo interpreté al mismo don Quijote con un espectáculo titulado La Razón de la Sinrazón. Al acabar, el público visiblemente emocionado ovacionó de pie la actuación.
¿Qué pasará a partir de ahora? Creo que la gira va a ser muy beneficiosa, sin duda. Se habló de regresar en años venideros, de actuaciones en Los Ángeles, de presentaciones en otras universidades. El tiempo dirá. En el oficio de juglar la cautela y la prudencia son fundamentales.
El Festival de El Quijote organizado por Rafael Osuba está siendo todo un éxito y se prolongará más allá del cuarto centenario de la muerte de El manco de Lepanto para programarse año tras año. Es para mí un motivo de orgullo haber contribuido al triunfo del festival, haber divulgado la cultura hispana, compartido mi trabajo y conocido tan insignes cervantistas y profesores de universidad. El público fue delicioso.
Es una lástima que este tipo de eventos no cuenten con el apoyo ni con el respaldo de instituciones como el Instituto Cervantes, que hizo caso omiso a las cartas de invitación enviadas por el festival a la sede española.
Espero que todos mis paisanos se sientan orgullosos de este viaje en el que León como mi provincia, La Bañeza como mi pueblo natal y Matanza de la Sequeda como mi lugar de residencia han estado presentes en todo momento en este homenaje a la lengua castellana y a Miguel de Cervantes.